Ahorra agua. ¡Dúchate!

El baño es el lugar de la casa en el que el consumo de agua es más elevado. En total, un 65% del agua que se gasta en un hogar, se emplea ahí. El agua, además de ser un elemento cada vez más escaso y valioso, requiere un gasto energético que también impacta en el medio ambiente: cada metro cúbico consumido provoca la emisión a la atmósfera de un mínimo de 175 gramos de CO2.

Una forma de reducir este problema es utilizarla de forma más eficiente. Para empezar, cambiar la bañera por el plato de ducha, no mermará la higiene personal, y ahorrará entre 4 y 6 veces la cantidad de agua gastada. Se estima que una ducha de 5 minutos necesita 100 litros de agua, cuando durante un baño se gasta más de 250 litros.

Juntos podemos hacer un uso responsable de los recursos escasos en nuestro país. ¡Colabora!